El PP de Almassora prepara iniciativas para reclamar a PSOE y Ciudadanos la “urgencia de un plan de ayudas directa” que evite la destrucción de la economía localVicente Casino Serra

Almassora, 29 de enero de 2021: El Partido Popular de Almassora ha hecho un llamamiento al PSOE y a su socio de gobierno, Ciudadanos, para atender la llamada de socorro de los vecinos. “Que se hagan fotos en el derribo del 167 puede estar muy bien, porque es un proyecto en el que trabajamos durante décadas. Pero no creemos que el foco esté en estos momentos en los cascotes de un edificio derribado. Está en la llamada de auxilio de cientos de familias de nuestra localidad que sigue sin ser atendida”.

Vicente Blay, concejal del PP en el Ayuntamiento de Almassora, ha hecho un llamamiento “a la responsabilidad y a la cordura”. “No tiene sentido estar atendiendo ruinas cuando a tus espaldas el tejido productivo de tu población se está destruyendo”. “El foco no está en el 167, está en las cerca de 2.000 familias en paro, en los más de un millar de autónomos que están pasándolo mal y en los profesionales que en estos momentos tienen cerrados sus negocios”.

El Partido Popular de Almassora trasladó esta semana los negocios de la hostelería un mensaje claro: “No estáis solos”. Y bajo este lema el PP ha trazado una estrategia para rescatar “a quienes la izquierda que gobierna en nuestro pueblo ha abandonado en una sorprendente ceguera que es alarmante y dramática”.

Blay ha confirmado que el partido está preparando iniciativas para desarrollar acciones que fuercen a PSOE y Ciudadanos a salir de sus despachos para conocer la realidad de la calle. “Está muy bien que vengan en coche hasta el 167 y se hagan un book de fotos. Pero mientras ellos, los que gobiernan este municipio, están posando para las cámaras, hay muchas familias que están sufriendo para poder pagar las facturas que llegan a fin de mes con puntualidad”.

Si no atendemos a esas necesidades, si descuidamos esas prioridades, lo que estaremos provocando son avalanchas de ciudadanos a las puertas de Servicios Sociales reclamando ayudas para poder pagar la hipoteca, la alimentación de sus hijos y las facturas de agua y gas. Y este escenario se resuelve con un plan de ayudas directas realista y no 100.000 euros de limosnas”.