El 24 de abril la alcaldesa, Merche Galí, anunciaba 8 nuevos sanitarios para atender al pueblo. Hoy no ha llegado ninguno y San Pedro asume la atención de 27.000 vecinos

Exif_JPEG_PICTURE

Exif_JPEG_PICTURE

Almassora, 11 de agosto de 2022: El 24 de abril, Merche Galí, alcaldesa de Almassora, anunciaba 8 nuevos sanitarios para la calle San Pedro. El anuncio llegaba tras las denuncias de los sindicatos por recortes y el colapso de un centro de salud que asumía la mayor atención de una población de 27.000 habitantes. Vecinos que en el CSI Pío XII veían cómo sus especialidades médicas desaparecían y sufrían, por segundo año consecutivo, cómo el consultorio médico de la playa, en Pla de la Torre, se enfrentaba al tercer año de cierre.

Hoy, la realidad es que lejos de mejorar, los problemas se incrementan. El colapso de este centro de salud ha provocado colas en la calle motivadas por una sangrante merma de los recursos sanitarios. En la actualidad, en pleno agosto, y con este centro de salud como único centro médico abierto a la población, solo prestan su asistencia cinco médicos, incluido el de urgencias, y un pediatra. Un escenario bien distinto al que en abril pintaba la alcaldesa: 5 nuevas enfermeras, un nuevo médico de familias, una plaza de fisioterapeuta y una de auxiliar de enfermería.

Estamos aquí para trabajar por nuestro pueblo con hechos, no con propaganda”. “Es muy crítico que con una población que roza los 27.000 habitantes, la atención se limite de una forma tan dramática”. Y en defensa “de nuestros vecinos, porque si estamos en política es para servirles a ellos, vamos a trabajar por resolver este desmantelamiento que tanto daño hace a nuestra población”.

María Tormo, portavoz del PP en Almassora y presidenta local, considera “urgente” activar todos “los recursos que estén a nuestro alcance como ayuntamiento para resolver esta situación que atenta contra la salud de nuestro pueblo”. Por ello, ha recordado Tormo, “presentamos el pasado mes de julio una iniciativa para que el PSOE solicitara de inmediato una reunión con el conseller de Sanitat para que Almassora entrara en su agenda”. Esta medida, “más allá de las cartas que pueda remitirle la alcaldesa, es necesaria porque no podemos seguir de brazos cruzados mientras nuestros centros de salud echan el cierre y pierden servicios. Hace falta una política real que luche por los derechos de Almassora y garantice la inversión que blinde la salud de nuestros vecinos. Lamentablemente, la propaganda solo nos hace perder dinero y nos lleva a la indignación cuando la situación, en lugar de mejorar, empeora”.