A las puertas del cierre del primer trimestre del año “hemos tenido un baño de titulares y autobombo pero ni una sola ayuda. Y la propaganda no paga facturas ni gastos”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

María Tormo, portavoz PP Almassora.

Almassora, 18 de marzo de 2021: El Partido Popular de Almassora ha hecho un nuevo llamamiento al PSOE y su socio Ciudadanos para “dejar de perder el tiempo en propaganda y ponerse a trabajar”. Tal y como ha explicado la concejala y portavoz del PP en Almassora, María Tormo, “mientras unos se entregan al autobombo y a hacerse fotos, nuestros autónomos están pagando impuestos y gastos sin que nadie les ayude”.

María Tormo lamenta que pasado un año desde que se decretó el estado de alarma y se adoptaron medidas restrictivas para frenar el avance del coronavirus, “Almassora ha tenido la oportunidad de ver cuál era la política de los gobiernos de izquierda: ninguna”. “Mientras en nuestro pueblo no se movía un dedo por establecer una línea de ayudas directa a las empresas, comercios y pymes que se habían visto obligadas a cerrar sus puertas, otros, como es el caso de Onda, Benicàssim, Moncofa o Sant Jordi, reservaron fondos para apoyarles”.

Desde el Partido Popular de Almassora consideran “dramática” la situación a la que el PSOE y Ciudadanos han abandonado al tejido productivo. “Sencillamente no creen en ellos y por ello se negaron desde el principio a tener en cuenta cualquiera de nuestras propuestas. Les ofrecimos un fondo de ayudas públicas para los comerciantes, rebajas fiscales, exenciones de tasas, bonificaciones… Y una tras otras nos las negaron”.

Hoy, Almassora sigue sin convocar el fondo de 500.000 euros iniciales que el PP propuso. “Han anunciado uno de 300.000 euros, que nos parece insuficiente, pero lo dicho: solo lo han anunciado”. Para Tormo, “este es un gobierno que vive de la propaganda y del autobombo. Prefieren salir en las fotos, dar titulares, acaparar los medios para vender su supuesto trabajo. Pero la realidad, la que sufren nuestros comerciantes, es que no han movido un dedo por ellos. Las buenas palabras no pagan facturas y, lamentablemente, eso es lo que está ocurriendo en Almassora. Mucha retórica y muy poca práctica”.