Los socialistas, con el apoyo de Ciudadanos, impondrán un gasto extra a las familias que pagarán por tramitar proyectos que el PP asumió con los técnicos municipales José-Claramonte-PP-Almassora1-1024x819

Almassora, 29 de septiembre de 2020: El Partido Socialista ha decidido sumar un gasto extra a las familias de Almassora de 800.000 euros. Es el importe que el PSOE, con el apoyo de su socio Ciudadanos, impondrá a la población para privatizar el departamento de Urbanismo y tramitar proyectos fuera del ayuntamiento, de modo que la ciudadanía pagará el doble: a los funcionarios municipales y a la empresa que se adjudique el contrato.

El importe, próximo al millón de euros, se cargará de nuevo sobre las familias que ya sufren desde hace cinco años un incremento de la tasa de basuras y han visto cómo en media década de políticas de izquierda, PSOE y Compromís (2015-19) y ahora PSOE y Ciudadanos (2019-2023), “el coste de vida se encarece y los servicios se recortan”.

José Claramonte, concejal del PP en el Ayuntamiento de Almassora, cuestiona que “quienes se declararon firmes defensores de lo público y rechazaban cualquier privatización de servicios han mutado de forma sorprendente”. “El PSOE, que privatizó en 2016 el servicio de conserjes, ahora privatiza urbanismo, funciones que con el PP eran asumidas por los funcionarios municipales”.

La diferencia hoy es que “la ciudadanía está pagando por duplicado. Disponemos de los técnicos de la casa, una plantilla de excelentes profesionales que con el PP redactaron proyectos de envergadura como la Casa de la Música, el colegio Regina Violant o el IES Álvaro Falomir”. Sin embargo, el PSOE prefiere “privatizar esta función generando un extracoste a la población”.

Desde el PP reivindican “sentido común y responsabilidad”. “Estamos en un momento crítico que obliga a la máxima prudencia en el gasto de los fondos públicos. Y esta operación de privatización que lanza el PSOE generará una servidumbre a las arcas municipales en un escenario de crisis con un paro creciente y una demanda en Servicios Sociales que se ha disparado. Máxima cautela y rigor para no conducir a nuestro municipio a una situación límite”.