La alcaldesa socialista que garantizó la vacunación en el centro de la calle San Felipe anunció la semana pasada que los vecinos se deberán trasladar al Auditorio de CastellónAna Archilés PP Almassora

Almassora, 22 de abril de 2021: La falta de vacunas contra el coronavirus ha obligado a suspender la vacunación de vecinos de Almassora esta misma semana. Muchos de los ciudadanos que habían sido citados para acudir esta misma semana a suministrarse la dosis han recibido de nuevo una comunicación para advertirles que no se presenten puesto que las dosis están agotadas.

La circunstancia se produce en un escenario, el de Almassora, en el que la alcaldesa socialista, Merche Galí, había garantizado que sería centro de vacunación masiva. Así lo hacía constar el pasado 22 de marzo de forma pública anunciando que los operarios municipales estaban trabajando en el centro social de la calle San Felipe para conseguir que este espacio público estuviera habilitado como centro de vacunación para la población.

Solo unas semanas después, el pasado 17 de abril, la misma alcaldesa anunciaba que el centro de vacunación masivo no sería Almassora, sino el Auditorio de Castellón. Una circunstancia que ha provocado numerosas quejas entre los vecinos, sobre todo porque Almassora posee una población que supera los 27.000 habitantes.

Desde el Partido Popular de Almassora, Ana Archilés, concejala del PP en la localidad, ha reclamado “el máximo esfuerzo de quien hoy gobierna Almassora para asegurar protección y servicio a nuestros vecinos”. Lamentablemente, señala la concejala, “en nuestro municipio tenemos sobradas evidencias de cómo actúa el PSOE en materia de prestaciones sanitarias”. “Lo hemos visto a lo largo de estos últimos seis años con la pérdida paulatina de especialidades médicas en el Centro Sanitario Integrado de Pío XII”. En lugar de “trabajar para incrementar y reforzar los servicios se ha producido un recorte en el bienestar y la calidad de vida que se ofrece a nuestro pueblo”. Una circunstancia que también se ha traducido en el cierre definitivo del consultorio médico de la playa, “un servicio útil, necesario y práctico para una costa en la que cada vez son más los vecinos que residen en ella”.